sábado, 25 de agosto de 2007

Me paso al lado oscuro



Hace unos días vine arrastrándome a casa después de entrenar, literalmente. Cualquiera pensaría que es normal, que si tú idea de diversión consiste en pegarte con un palo de madera durante una hora y luego aliñarlo con una tanda de puñetazos y patadas de la misma duración es de justicia que un día te partan la cabeza, o lo que se tercie. Pues si, lo admito, pero como ya demostré en su día, la humanidad en general es gilipollas, y dado que yo soy humano... pues eso, es un silogismo facilito.
Pero no, está visto que cuanto mas riesgo implique la actividad que realizas, mayores son las posibilidades de partirte al crisma de la forma más estúpida, y a actividad mas chorra, mayor gravedad de la lesión. Ejemplos: una amiga mía se partió el tobillo levantándose de la cama, y salvó la cabeza de puro milagro. Bueno, me desvío del tema, el caso es que el jueves, después de un agradable día de descanso (madrugar-estudiar-comer de taper-examen) llego al campo de batalla, me calzo la armadura de placas (vale, no, pero se entiende xD) y empiezo, plasplas, plasplas, agacharse, esquivar, plasplas, agacharse, esquivar, plasplas, agach... se jodió el invento (el invento, en este caso es la pierna). Ya lo decía la policía cuando cerró el club Arny, nunca te agaches si no es por una buena razón.
O yo estoy mal informado o la decadencia empieza a partir de los 30, ¿no? Pues no, porque según mis informes agacharse no debería suponer ningún problema a los 22 y en presuntamente buena forma física, y aquí estoy, tumbadito y rumiando mis desgracias. La sensación es curiosa, ¿se os ha subido alguna vez la bola? Yo tengo una competición de escalada entre le gemelo, el muslo y... lo que no es muslo. De momento éste último va en cabeza, esperemos que se mantenga así o mañana la comunidad científica entera estará sacándome fotos del trasero (no es que no quiera que mi culo sea famoso, pero todo tiene un precio y éste no estoy dispuesto a pagarlo).

(…)

Aunque ya estamos a domingo y parece que no quedaré tullido toda mi vida, que sepáis que no todo es malo. Ahora me parezco un poco a mi héroe, el Dr. Gregory House, ¿todos lo conocéis verdad?? Jejejeje, que tiemble el mundo, porque me siento malvado, para mí que el dolor de pierna te pasa al lado oscuro, como las lentillas rojas (que se lo digan a Darth Maul o a Anakin) o los tricornios.
Y hablando de House, una perla (vieja, pero perla):
- Tiene la peste.
- ¡Que horror!
- No crea, es tratable. En cambio, con lo de que sea una puta no podemos hacer nada, lo siento.
Hasta la próxima consulta....

1 comentario:

AnArKiA dijo...

Eres un crack, gregory xD
Y por fin te has kitao de los indeseables (voy a ser fina ya ke es el primer komentario) de los espacios msn. jajaja.

Rekuerdos!!!

Irantzu