jueves, 27 de septiembre de 2007

Cancún: día 1




Bien, bien, bien. Se que todos estáis deseando que os cuente con pelos y señales todo lo que me ha pasado en Cancún, así que no me voy a hacer de rogar. También se que para dar envidia ya esta el resto, así que voy a intentar evitar comentarios eufóricos como "ha sido una semana que no olvidare en la vida" o "los que no fuisteis deberíais pegaros un tiro o dejar de leer" y tratar de darle un toque jocoso-festivo a mis aventuras. Que nadie se lleve a engaño, una vez más: me lo he pasado de putisima madre. Pero lo mío es la ironía y el humor sarcástico, que se le va a hacer :D

Dia 1. La partida.
Tras cargar mis bártulos y pasarme dos días de fiesta seguidos porque confundí la fecha de salida, y 4 horas en un autobús alternando la lectura con las timbas, llegamos a Barajas, yo por lo menos confieso que bastante acojonado. No todos los días amanece uno en un aeropuerto famoso por hacer desaparecer, alehop, cientos de maletas como por arte de magia. Para hacerlo mas interesante, Dorle sugirió que facturáramos las maletas en la cola de Caracas, que total era igual pero con menos gente. Pues por que no, siempre me gusto vivir peligrosamente.

Después de tentar al destino, nos dirigimos a la zona de los rayos X y control del pasaporte, las únicas zonas del mundo capaces de hacerse sentir culpable hasta al Papa. Deje todo lo que no fuera indispensable para que no me detuvieran por escándalo público en una bandeja, y pase por el arco del destino con la misma cara que pondría un yonki intentando pasar 15 kilos de heroína metida por el recto. Contra todo pronóstico, las porras de los seguratas y un pastor alemán que tenia cara de estar decidiendo que aliño me iría mejor se quedaron con las ganas de conocerme más a fondo. El conocido cortejo del pasaporte también fue duro, y cuando el tío me miro por tercera vez después de mirar mi foto en el pasaporte no sabia si guiñarle un ojo o apuntarle mi teléfono, pero por suerte Rotxi debió de parecerle mas interesante, porque por fin me dejo pasar (no os cortéis y preguntad a Rotxi que es lo que SI tuvo que hacer ella para pasar el control :P).
Como podéis ver, la vida es en aeropuerto es solo para valientes, o inconscientes. Vosotros sabréis en que grupo me cuento.

De las diez maravillosas horas en el avión en si, poco puedo decir, salvo que debo ser la única persona que se duerme mientras echan las pelis (y van tres veces que no consigo acabar la tercera de piratas del caribe) y luego se despierta y se pasa 6 horas rayao porque el resto de la gente se ha dormido. ¡Traidores!

Y por fin, la esperada llegada al paraíso. Para que os hagáis una idea, el clima de Cancún con el que aterrizamos es lo mas parecido a entrar en una piscina cubierta que lleve 2 días sin ventilarse. 5 de la tarde (aunque mi reloj interno decía otra cosa), sin sol, y con una humedad que sumada al calor te hace entender por que los jodidos mejicanos (con todo el cariño) son tan sumamente lentos. Para nuestra sorpresa, el guía se había documentado y sabía que además de España, existe algo llamado Euskadi, y nos saludo chapurreando en euskera. A la gente le hizo mucha ilusión, pero por un momento pensé que me había tocado un guía con el EGA y casi me meo encima. Cosas mas raras se han visto. Por suerte, de ahí paso al castellano y nos entretuvo de forma mas o menos aceptable mientras llegábamos al hotel.

Tras tantos padecimientos, llegamos al hotel. Dado que aun estábamos sobrios, cosa que todo el mundo se esforzó encomiablemente en evitar el resto del viaje, quedamos para cenar en un buffet internacional (del que se salvaba la pasta pero comí 4 platos) y partí lleno de ilusión con Tam y Rafa a la discoteca del hotel. Discoteca por llamarlo de alguna manera.

Cuatro presuntos “animadores” con sombrero de vaquero y una animadora moviendo el esqueleto en la pista de baile. El sitio, además, pequeñito, en un principio dude que cupiéramos los 65. Después de ofrecer a Tam mi hombro para que llorase largo y tendido, nos tomamos unos tequilas y el antro mejoro bastante, y ya cuando llego el resto de la expedición, aunque costo un poco entrar en calor (para que yo baile de los primeros, imaginaos) al final, pese al cansancio, conseguimos montar una juerguilla bastante decente, que después de 20 horas de viaje y el madrugon (o gaupasa en mi caso) no esta nada mal. Después de esto yo me fui a la cama porque estaba reventado de bailar 20 minutos antes de cerrar. El resto de los supuestos “cansados” se fue a jugar al pañuelito con una chancleta a la piscina todo tajados. Anime usted una fiesta para esto :(

Y poco mas, dado que es la crónica de un viaje en el que estuvimos todos sobados o jugando a las cartas la mayor parte del tiempo, no esta mal, ¿no? En (mas o menos) breve, el segundo día, que nos pasamos tirados en la piscina vegetando y bebiendo. Y por la noche… Coco Bongo!!!

6 comentarios:

Sara dijo...

No es por dar envidia, no, qué va... :P

(estoy poco expresiva hoy, si no te escribiría algo más, será la resaca)

Anónimo dijo...

Primero que nada aprende escribir "mexicanos", no se que manía tienen ustedes los españoles por no respetar la grámatica.
Y en segundo lugar no sea a que te refieres al decir que somos lentos los mexicanos, no generalices, por favor, es como decir los españoles son unos racistas, cuando no lo son todos.

Asbeel dijo...

Touché, pero en mi defensa diré que en otras partes del texto está bien escrito, se me ha colado.

Respecto a generalizar, no se si seguir escribiendo, ya que los españoles en general no respetamos la gramática. Uuuups, otra generalización, que fallo.

Aun así, cuando tu habitación está inundada y tardan 2 horas en subirte un secador, o cuando bajo un calor infernal tienes que pedir 15 veces (contadas) agua a un camarero que encima te mira mal si no le dejas propina, me considero con autoridad moral para decir que los (trabajadores) mejicanos del hotel son lentos. Desde el cariño.

AnArKiA dijo...

Envidiaaaaaaa
:P

AnArKiA dijo...

Uy, si está lo del meXXXikano akí!! Y yo ke kasi me lo pierdoooo!!!
xD
Kómo se pone por una x

Anónimo dijo...

Para asbeel pues yo te diría dos cosas: NO VAYAN DE VACACIONES A PAISES COMO MEXICO. QUE? AL PARECER NO ESTA A LA ALTURA DE USTEDES; y en segundo lugar: QUE BUENO QUE LOS MIREN ASI LOS CAMAREROS, PARA QUE VEAN LO QUE SE SIENTE CUANDO USTEDES VEN MAL A LOS QUE NO SON DE SU PROPIO PAIS.