martes, 27 de noviembre de 2007

Los atunes


- Ayer había un tío mas raro... primero se nos ponía cerca bailando, luego nos miraba así de vez en cuando, luego ahí hablando alto con sus amigos a ver si mirábamos... que personaje. Al final nos fuimos del miedo que daba.
- ¿Y qué debería haber hecho?
- Pues... ¿acercarse y decir hola?

Del libro "101 cosas que te hacen darte cuenta de que eres gilipollas". (con permiso de GonzoTBA)

Es triste percatarse de que uno, aparte de ser un payaso, es un payaso poco original. Por desgracia, nadie nace sabiendo, y algunos se mueren ignorantes y encima preguntándose qué es lo que ha pasado. Como decía Cifra en Matrix: la ignorancia es la felicidad. Yo a partir de ahora confirmo todas mis sospechas. Soy un payaso poco original, pero culto de cojones.

No quiero ni pensar las veces que me acerqué a una chica que me llamaba la atención así como quien no quiere la cosa. Tampoco quiero pensar en las veces que pude hacer cualquier otra chorrada supuestamente disimulada de las que el objetivo en cuestión era perfectamente consciente mientras se aguantaba las arcadas, léase miraditas, bailecitos, y demás "casualidades" destinadas a que la persona en cuestión se de cuenta de que tiene delante al hombre de su vida y no se ha dado cuenta. Visto lo visto (y triste, pero corroborado con mis propias experiencias) lo más normal hoy en día para no parecer un psicópata no es espiar por el rabillo del ojo al objeto de deseo en cuestión durante toda la noche hasta que huya(quien lo diría), si no saludar con desparpajo como si fuerais amigos de toda la vida: hola!!! Dos besos!!! Supongo que el me gustas se omite por evidente.
En este caso, lo importante no es conocer a alguien sin que se de cuenta de que te mola, para evitar la consiguiente vergüenza, y convencerle de que en realidad el que le gustas a ella eres tu. Se trata de conocer a alguien y que no piense que eres un ser trastornado, y ya de paso que elija, como si estuviera en una pescadería y fueras un atún. Sólo que en este caso es el atún el que se acerca al cliente diciendo: "¿has visto que bueno estoy? No como los otros 200 atunes del estante". A mi no termina de convencerme. Supongo que como para muchas otras cosas, soy un atún raro.

En general, la parte del atún siempre la he tenido clara, mientras que la capacidad de darse cuenta de las soplapolleces masculinas me negaba a admitirla en pro de mi salud mental. Puede que por esto siempre he defendido encarecidamente cualquier otro medio salvo la fiesta para "ligar", ya sea amistades comunes, trabajo/uni, hobbies varios e incluso Internet. Así, para los tímidos, si te encuentras con una chavala que te llama siempre puedes esperar unos años a decírselo, dependiendo de como veas el tema (que pasa, cada uno tiene su estrategia). Lo malo es que para los menos pacientes (y con el tiempo la paciencia escasea en ciertos temas) estas últimas estrategias permiten conocer a lo sumo un par de mujeres interesantes al año, mientras que de fiesta no se sabe si son interesantes o no, pero pasan a raudales y (mis lectores me perdonen) algunas están un rato "güenas", con lo cual los buenos propósitos se van al carajo. Y de aquí a hacer el idiota a pesar de toda nuestra buena voluntad solo hay un paso, es el atún que se muerde la cola.

Por ello, quiero hacer dos inútiles llamamientos. Uno, que dejemos de hacer el atún. Por favor, lectoras, opinad, cosas horribles que hacen que salgáis despavoridas. Quien sabe, puede que iniciéis una bola de nieve de quejas que mejore vuestras noches de fiesta de forma sustancial.

Dos, pasemos de las mujeres de fiesta salvo cuando hagan ellas el primer acercamiento. Así sabrán lo que se siente. ¿Qué no?¿Qué si he perdido definitivamente el juicio? Bueno, pero tenía que intentarlo. Siempre podemos esperar a que la castración química esté disponible en farmacia y sin receta. Entonces sabrán lo que es bueno.

PD: por un mundo sin anónimos. Mujercita, muestrate! Que hace ilu joeeee :)

lunes, 12 de noviembre de 2007

El horror

Hoy me he vuelto a despertar gritando.

Sueño con la muchedumbre corriendo y chillando, y con los francotiradores acosándonos desde los laterales. Hace ya una semana que entré en ese infierno, y que lo abandoné bajo una orgía de destrucción y caos. Hace ya una semana que oigo en mis pesadillas los gritos de los niños, y los gemídos de hombres exaustos vagando por laberintos interminables, intentando encontrar a sus mujeres. Intentando volver a casa.

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Explotar consolas en llamas más alla de la planta de juguetes. He visto las nubes de perfume de las fancotiradoras de "CK" y "Cristina Ricci" brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Abando. Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia...

Hace ya una semana que entré al Corte Inglés... y sobreviví.

jueves, 8 de noviembre de 2007

Mi erasmus otra vez (pa que no se os olvide ^^)



56 days left!
Ya tengo billetes de avión para marchar al fin del mundo. Si, no lo digo por decir, pequeños padawans, ¿o qué os creéis que significa Fin-land-ia? Pues eso. Haré tres escalas en un viaje de doce horitas y un recorrido digno de una pelota de pinball, pero bueno, ¿a quién le importa cuando puedes llegar a la 1 de la mañana a un país extranjero del que no conoces su idioma? Me gusta vivir peligrosamente si, pero tranquilos que aun hay más. Aunque todos habréis visto ya las noticias, voy a contaros un montón de cosas chachis de mi país de destino. Más que nada para que apreciéis en su justa medida estos dos meses escasos que me quedan a vuestro lado, y me agasajéis y me tratéis como a un majarajá.
Primero, no me dan casa. La universidad mas avanzada del planeta (o casi) me ha mandado un escueto email diciéndome que a pesar de mandar mi solicitud por correo urgente el día 2 y acabar el plazo el 15, no ha llegado a tiempo y que me busque la vida. Eso si, me proporcionan un kit básico de supervivencia: manta raída, brik de vino, 2 cajas de cartón y un perro tullido. ¿Quién dijo que con -22º no se podía vivir a la intemperie? ¿Somos o no somos de Bilbao?
Si sobrevivo a la noche finlandesa, la jornada lectiva no se presenta mucho mejor. Para el inculto que siga poniendo Los Simpson y Padre de familia, y se salte el telediario (yo? que post? callaos), un angelito finlandés ha decidido comprarse una pistola y cargarse a 8 personas en un instituto. Luego se ha suicidado. Mira que sigo esperando que estos figuras, ya puestos a joder, por lo menos decidan empezar por ellos, pero nada, su madre los parió psicópatas pero educados. Por lo menos este se ha suicidado en condiciones, no como los que no les tiembla el pulso para cargarse a la parienta pero luego se rajan el meñique y dicen que no querían seguir en este mundo.Pues si, ahí me meto, espero que las novatadas en la universidad de Oulu no incluyan nada del calibre 22 en adelante.
Y ya puestos, si después de dormir en un banco del parque a temperaturas extremas y esquivar el fuego cruzado de 2 jugadores de "Grand Theft Auto - Live version" consigo mantenerme en pie, nada mejor que un relajante paseo por el bosque. En el fin del mundo habitan animales tan simpáticos como el alce, que debe tener un caracter bastante malo (¿qué os pensabais, que todos los herbíboros eran como Bambi?), el oso, el lobo o el lince. Según fuentes fidedignas, hace un par de meses un chico finlandés se fue al monte a coger arándanos y se le cruzó un precioso cachorrito de lobo bebé. Lo malo es que los cachorritos suelen llevar pegados a la mamá-loba, que por poco le arranca un brazo. Se cuenta que el chaval consiguió llegar a su coche defendiendose con un palo gordo que había por ahi. Aun hoy cuando traga se pueden ver un curioso cuello con 3 nueces, y que la voz le ha bajado 2 octavas. Por mi experiencia por aquí, me extraña que no hubiera una respetable ama de casa dicendo: si sólo quiere jugar, tranquilo, es que es muy cariñosa.
Y con esto y un bizcocho, hasta que me vuelva a dar por pasarme por aquí. Be vodka my friends!