martes, 27 de noviembre de 2007

Los atunes


- Ayer había un tío mas raro... primero se nos ponía cerca bailando, luego nos miraba así de vez en cuando, luego ahí hablando alto con sus amigos a ver si mirábamos... que personaje. Al final nos fuimos del miedo que daba.
- ¿Y qué debería haber hecho?
- Pues... ¿acercarse y decir hola?

Del libro "101 cosas que te hacen darte cuenta de que eres gilipollas". (con permiso de GonzoTBA)

Es triste percatarse de que uno, aparte de ser un payaso, es un payaso poco original. Por desgracia, nadie nace sabiendo, y algunos se mueren ignorantes y encima preguntándose qué es lo que ha pasado. Como decía Cifra en Matrix: la ignorancia es la felicidad. Yo a partir de ahora confirmo todas mis sospechas. Soy un payaso poco original, pero culto de cojones.

No quiero ni pensar las veces que me acerqué a una chica que me llamaba la atención así como quien no quiere la cosa. Tampoco quiero pensar en las veces que pude hacer cualquier otra chorrada supuestamente disimulada de las que el objetivo en cuestión era perfectamente consciente mientras se aguantaba las arcadas, léase miraditas, bailecitos, y demás "casualidades" destinadas a que la persona en cuestión se de cuenta de que tiene delante al hombre de su vida y no se ha dado cuenta. Visto lo visto (y triste, pero corroborado con mis propias experiencias) lo más normal hoy en día para no parecer un psicópata no es espiar por el rabillo del ojo al objeto de deseo en cuestión durante toda la noche hasta que huya(quien lo diría), si no saludar con desparpajo como si fuerais amigos de toda la vida: hola!!! Dos besos!!! Supongo que el me gustas se omite por evidente.
En este caso, lo importante no es conocer a alguien sin que se de cuenta de que te mola, para evitar la consiguiente vergüenza, y convencerle de que en realidad el que le gustas a ella eres tu. Se trata de conocer a alguien y que no piense que eres un ser trastornado, y ya de paso que elija, como si estuviera en una pescadería y fueras un atún. Sólo que en este caso es el atún el que se acerca al cliente diciendo: "¿has visto que bueno estoy? No como los otros 200 atunes del estante". A mi no termina de convencerme. Supongo que como para muchas otras cosas, soy un atún raro.

En general, la parte del atún siempre la he tenido clara, mientras que la capacidad de darse cuenta de las soplapolleces masculinas me negaba a admitirla en pro de mi salud mental. Puede que por esto siempre he defendido encarecidamente cualquier otro medio salvo la fiesta para "ligar", ya sea amistades comunes, trabajo/uni, hobbies varios e incluso Internet. Así, para los tímidos, si te encuentras con una chavala que te llama siempre puedes esperar unos años a decírselo, dependiendo de como veas el tema (que pasa, cada uno tiene su estrategia). Lo malo es que para los menos pacientes (y con el tiempo la paciencia escasea en ciertos temas) estas últimas estrategias permiten conocer a lo sumo un par de mujeres interesantes al año, mientras que de fiesta no se sabe si son interesantes o no, pero pasan a raudales y (mis lectores me perdonen) algunas están un rato "güenas", con lo cual los buenos propósitos se van al carajo. Y de aquí a hacer el idiota a pesar de toda nuestra buena voluntad solo hay un paso, es el atún que se muerde la cola.

Por ello, quiero hacer dos inútiles llamamientos. Uno, que dejemos de hacer el atún. Por favor, lectoras, opinad, cosas horribles que hacen que salgáis despavoridas. Quien sabe, puede que iniciéis una bola de nieve de quejas que mejore vuestras noches de fiesta de forma sustancial.

Dos, pasemos de las mujeres de fiesta salvo cuando hagan ellas el primer acercamiento. Así sabrán lo que se siente. ¿Qué no?¿Qué si he perdido definitivamente el juicio? Bueno, pero tenía que intentarlo. Siempre podemos esperar a que la castración química esté disponible en farmacia y sin receta. Entonces sabrán lo que es bueno.

PD: por un mundo sin anónimos. Mujercita, muestrate! Que hace ilu joeeee :)

5 comentarios:

Mujercita(antes) dijo...

jejejeje, vaaaale
jo, q facil de convencer soy.

esq me daba verguencilla porque no hablams hace siglos (má o menos).
pues mi nombre es....chanchan....Olatz, no se si caeras asi a primeras, pero piensa un poco, q es facilillo. ;)

Mentalizada dijo...

Vaya, así que estamos en época de sequía...
Ánimo, que como dicen las mamás más sabias, no hay mal que dure cien años!

GaTxUs dijo...

Tú a ser como eres, que de txulosputa está el mundo lleno xD

Hay varios tipos de tíos...el txuloputas es el que acaba pagando las copas y siendo plantado inmediatamete después :P

Mariu Sama dijo...

Yo, cuando me di cuenta de que hagas lo que hagas vas a hacer el ridícalo, dejé de preocuparme. Eso de que las entren es para las niñas. A mi si me llama un tío, me acerco y le digo hola. Si no le llamo yo a él, siempre nos podemos echar unas risas - no sé si te habrás dado cuenta de que soy bastante graciosa XDD - y si le llamo... pues mira, mejor para los dos :P
Pero sí, supongo que el medio con el que menos nos reímos cuando nos entran es que nos digan hola. Al menos admiramos los cojones icosaédricos del interfecto.
Si haces el payaso con el suficiente aplomo, puede que funcione! (crítico en carisma, y esas cosas)
Toma comentario!

Asbeel dijo...

"Yo, cuando me di cuenta de que hagas lo que hagas vas a hacer el ridícalo, dejé de preocuparme."

Yo, cuando me di cuenta, dejé de intentar ligar.
Cada uno tiene sus métodos. Métodos para qué, no lo sé, pero métodos al fin y al cabo.