viernes, 1 de febrero de 2008

1/02/2008 - Pros y contras (I)

Bueno, ya ha pasado casi un mes desde que aterricé en este pintoresco país lleno de nieve y rubias, y se hace necesaria una pequeña reflexión al respecto. Pero antes, a todos los graciosos que me dijeron aquello de “te vas a Finlandia y te asombras que nieve”, “y tu dices que eres de Bilbao” o “sabías a lo que ibas, ahora no vale llorar”, os deseo con todo el cariño del mundo un cambio brusco de 15 grados hacia abajo, aumento de la velocidad del viento en un 300%, y nieve de cara para que se os meta en los ojos mientras intentáis llegar a casa medio ciegos. Con todo el cariño.

Y ahora, al tema. ¿Cómo es Finlandia? ¿Hace mucho frío? ¿Te adaptas bien? ¿Es verdad que de Erasmus se pilla aunque seas tuerto, cojo, peses 230 Kg. y te haya hecho una lobotomía un estudiante de odontología en prácticas?

Pros y contras de la vida de Erasmus en Finlandia. Y un, dos, un dos tres…

Pros:

El frío. Si, que pasa. Por lo menos para los que vivimos en un sitio como Euskadi, que un día hace 5 grados y al siguiente 20, tener la seguridad de que va a hacer un frío del carajo sea el día que sea es una maravilla. Se acabó levantarse por la mañana, hacer la elección de ropa equivocada y pasarse el resto del día chupando frío, o calor. Aquí la única duda es si va a hacer frío o mucho frío, lo cual solo influye en el calzado (normal o extremo) y en lo rápido que andas hacia tu destino para no morir de hipotermia. Todo ventajas.

Unida al frío viene la nieve. Será que uno no la ve nunca, y no está acostumbrado, pero ver nieve virgen todas las mañanas te alegra el día, no se como explicarlo. Otra cosa sería que tuviera que quitarla de delante de casa con una pala, pero el chiringuito está bien montado. Hay unas maquinitas muy curiosas que se pasan la noche patrullando en busca de erasmus desprevenidos o borrachos, con la esperanza de pillarlos por la espalda y atropellarlos, y como efecto colateral despejan las calles. Ya van dos veces que estoy a punto de morir atropellado por una, pero por suerte dios me hizo despistado pero rápido de reflejos. Finland is different, and dangerous. Qué más se puede pedir.

La honradez. Vivir para ver, después de pasarse uno la vida en el país del chanchullo y la cara de cemento, esto es como el Vaticano pero con más rubias y menos pederastas. Para haceros una idea, aquí si pierdes algo no es que lo lleven a la oficina de objetos perdidos, es que perderán el culo por localizarte y devolvértelo, con un esfuerzo directamente proporcional al valor de la pérdida. De hecho, conozco ya dos casos de pérdida de llaves y tres de carteras, y han aparecido TODAS. Carteras con dinero incluido, no os vayáis a creer. También acojona ver como toda la uni cuelga sus abrigos en un macroperchero a la entrada sin ni siquiera asegurarse de que los bolsillos no tienen nada de valor, y abandonan los guantes a su suerte en unas mesas enfrente. En España, haces esto y lo siguiente que puede oírse es a alguien gritando: ¡¡¡¡ABRIGOS GRATIS!!!!

Para los listos que estéis pensando en venir, arramblar con todo y hacer la competencia a Zara, que sepáis que si mangas algo saben que ha sido un Erasmus, posiblemente español o italiano. Si no iba a estar yo comprando siempre comida de oferta.

Las fiestas. Aaaah, todos queríais saber de las fiestas ¿eh? Pues, para vuestra información, y por lo menos por ahora, no son para tanto (y si lo fueran, tampoco os lo contaría que sois unos envidiosos). Pero para compensar, y dado que aquí todo chus vive solo, las hay todos los días, y a pares los fines de semana, con lo que si te quedas en casa cenando sólo y aburrido es o bien porque eres pariente directo del Yeti o porque hay un examen en el horizonte. Y ni aun así.

Y por último… lo que todos lleváis esperando, y por lo que os habéis tragado este tostón… el famoso ligue en Erasmus. Sí, aunque ya he dado pequeñas primicias, hoy ha llegado el momento de saciar vuestra curiosidad y de que, si alguna que vive por aquí se pasa por el blog, me abra la garganta con la VISA y me tire a la madriguera de los osos polares. Ya sabéis, me gusta vivir peligrosamente.

El caso es que para empezar, como me temía, las finlandesas nada de nada. Pero nada de nada para mí, que soy raro y no me van las rubias de 1,80 y carnes abundantes, porque aquí el que no corre vuela. Ya hay dos que tienen “novia” autóctona, y de los escarceos de una noche prefiero no enterarme que luego hay que aguantar la risa y a mi se me da mal. Respecto a las que para mi se salvan (que las hay), aún no he tenido la suerte de conocer ninguna, y si tengo que apoyarme en mi capacidad de echarle morro creo que la cosa va mal, pero no me quejo. Que luego acabas en el catre con una de las que roba las sábanas, y eso en Finlandia tiene mucho peligro.

Respecto a los erasmus, la cosa se divide por ahora entre los que corren detrás de alguien, y los que corren delante de alguien. Yo, por el momento y conocido mi historial, me dedico a correr delante (esto no se elige, por desgracia) con algún que otro momento que aprovecho la carrera para perseguir a alguna, con moderación. Ya veremos como evoluciono estos meses, que nunca se sabe.

Hasta los contras!!!!!

8 comentarios:

oriental dijo...

...jo, un erasmu, mi chico lo fué en París 2005. Más besitos orientales.

Anónimo dijo...

hola carlos!

soy tam (tamerchen). tp esq tenga na especial q decir, solo lo de siempre: me encanta tu blog!! dios, esq me meo contigo. a mi solo me faltan 14 dias pa pirarme pa austria asi q si te apetece darte un garbeo (ni idea de como se escribe) x tierras algo mas calidas, ya sabes

besotessss

Sis dijo...

Car!!
Algunos de tus pros para mi serían verdaderos contras.... Como lo del frío.


Y creo que se te han olvidado algunos. Como lo de aprender una de tus nuevas cualidades. El mejor cocinero de Erasmus. Y esa fama de dar masajes mágicos...

Y ya me cayo.


Besines.

PD: Y aunque no te lo creas me lo he leido entero. También es verdad que sigo de exámenes y hay que perder un poco el tiempo...

tamasan dijo...

Me das tanta envidia,,,


menos por lo del frio,,,

Marta dijo...

Ese carlosssssssssssss

suelo leer tu blog pero nunca te escribo, a ver cuando nos relatas los contras , y asi se nos quita un poco la envidia
jejeje

un beso

gran blog por cierto

Anónimo dijo...

aunque no te firme siempre te lo pero soy asin de vaga

oye una cosa que me pregunto yo es que allí hay tanta rubia que cuando pase una buenorra ningún tío driá.. "joe mira que rubia"

comprendo perfectamente lo de la climatologia en el pais vasco. yo cuando estaba lli lo que hacia todas las noches antes de acostarme era mirar la previsión en internet pa saber que coño ponerme al dia siguiente

muacaaaaaaa

soy moztrua. me gusta anonimarte xD

Anónimo dijo...

Apa!!

Yo estuve hace dos años en Polonia...-25 grados!!! en invierno 2-4 horas de luz...y mira que casi no me acuerdo de esto? momentos inolvidables...ahora me doy cuenta, aunque en el momento lo aproveché atopee...más no podía!! y cuando llegue la primavera...la sangre altera!! Erasmus...gran Erasmus...vaya invento...CARPE DIEM!!!!

Amaia

Suomi dijo...

bueno Carlos, no seas exagerado, ¡no todas las finlandesas son de 1,80 y de carnes abundantes! Recuerda la rubia con la que hablabas ayer... :p

Como se nota que estamos "ocupados" y no hay tiempo para postear ¿eh?

Un saludo ;)

Vte