lunes, 30 de junio de 2008

Hay mucho gilipollas suelto

Hay mucho gilipollas suelto.

Sé que suena prepotente, pero es lo que hay, amigos. Y no os vayáis a creer, porque en algunos aspectos me cuento entre ellos (puesto a hacer el gilipollas, no me quedo manco). Pero hay que reconocer que el número de gilipollas a pleno rendimiento sueltos supera todas las expectativas. Se dice que España cuenta hoy día con la mejor generación de deportistas nunca vista. Yo amplío. Además, tenemos una selección de gilipollas que desafía las leyes de la estadística. Si hubiera una Eurocopa de gilipollas, nos habrían eliminado. Por gilipollas.

Por supuesto, el mundo de la farándula y el espectáculo ficha a los mejores de la nación, algo de lo que están muy orgullosos, porque nos los endosan por la tele a la menor oportunidad. Por desgracia, mis limitados conocimientos televisivos no me permiten poner nombres propios, pero estoy seguro de que todos los reconocéis. Al fin y al cabo, semejante derroche de gilipollez no pasa inadvertida. Mis favoritos, o lo que viene a ser, los únicos que soy capaz de aguantar más de cinco segundos, son los integrantes de los debates. Un día veo a Marina Jiménez (lo siento a las Marinas, es el primer nombre que se me ha ocurrido) discutir a grito pelado sobre la clonación, y al día siguiente está reventando micrófonos con sus infundadas opiniones sobre la educación, o la no-crisis económica. Curriculum de María Jiménez: tirarse a Guti, o rizando el rizo, casi tirarse a Beckham. Y así, hasta el infinito.

Los gilipollas artistas también me abruman, y en este campo también tenemos claros ganadores. Los pseudocantantes de hoy día, que tanto se quejan de lo que les pirateo (busca en mi MP3 una canción tuya y llora, Ramoncín) están incluso convenciéndonos de que la culpa de que sean un fracaso somos nosotros, el público. Claro. Si sacáis dos céntimos por disco porque vendisteis vuestra alma a una discográfica en vez de empezar desde abajo y palmar el 99%, como el resto de los músicos, ahora no me digas que si vendes menos de veinte mil copias no tienes para comer. Porque tu disco da asco. Tiene una canción buena (veinte mil monos con veinte mil máquinas de escribir…) y el resto no valen ni para amenizar una verbena de sordomudos.

La culpa de la crisis musical no la tiene la piratería, la tienen los grupos mediocres compuestos de gilipollas cantando canciones compuestas por otros gilipollas, que en su mayoría sólo dicen… oh, sorpresa. Gilipolleces. Y encima eclipsan a otros que se dedican a hacer lo suyo, componer y cantar en conciertos modestos, e ir ascendiendo peldaño a peldaño, si lo merecen, como cada uno en su campo.

Mención especial tengo para los gilipollas periodistas, y tengo un amigo en la carrera así que tendré que andarme con pies de plomo. Pero es que cada vez que pongo un telediario y veo a un cantamañanas presentando un reportaje de un tema que ni se ha molestado en investigar, y destrozando el castellano a base de patadas en la entrepierna verbales, no puedo sino constatar la infiltración de este grupo en todas las áreas de la sociedad. “Si yo habría ido” es gramaticalmente incorrecto, y lo puede decir cualquiera menos alguien cuyo plato de lentejas dependa de su capacidad de expresión”. ¡¡Pedazo de gilipollas!!

Me quedan muchos, no os vayáis a pensar, que ni siquiera he tocado la política, pero para eso necesitaría escribir un libro, y mientras sólo lo pidan Dani y Sara, no cubro gastos. El tema es, creo que nadie puede ya rebatirlo, que nuestra producción nacional de gilipollas es claramente sobresaliente, siendo tal el nivel de excedentes que tenemos que exportarlos (allí estaba Enriquito Iglesias haciendo playback antes de la final de la Eurocopa). Y uno no puede evitar plantearse ciertas preguntas inquietantes.

¿De verdad son nuestros gilipollas producto de la casualidad y de un triple salto mortal, alehop, de la genética? ¿Es posible que, mientras que músicos, matemáticos, físicos, etc, necesiten años de perfeccionamiento en escuelas especiales, nuestros gilipollas alcancen ese nivel apabullante de forma innata?

La respuesta, tan evidente como preocupante, es un NO rotundo. Claramente imposible. Tengo la absoluta certeza de que existen oscuras instalaciones, bases por toda España donde se entrenan a los gilipollas en secreto, recogiendo a los talentos más brillantes desde su niñez y preparándolos para deslumbrar al mundo con su gilipollez llegado el instante adecuado. Que alguien busque una explicación más probable, y la comparta. Mientras tanto ya sabes, si ves que tu hijo a sus tiernos seis añitos te contesta como un matón de discoteca, piensa que un libro es un posavasos, y te escupe de vez en cuando (aún estás muy alto como para que te de una buena zurra), no lo pienses más. Tienes un gilipollas que sólo necesita ser pulido para llegar a contertulio, político, y quien sabe si algún día, presidente.

La gilipollez no conoce límites.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

vaya mierda

Asbeel dijo...

Perfecto ejemplo al respecto ^^

Tamara dijo...

eeeeeee


con los periodistas/comunicadores hemos estopado,,,


A ver si voy a rellenar un post yo metiéndome con los informáticos gilipoyas,,, (siempre desde el cariño y el respeto)



Pero yo creo que soy más amplia de miras que tú y siempre pienso en aquello que dice "hay de todo en la viña del señor".

Sick dijo...

Hay mucho JilipoYas suelto, si.

Ruth dijo...

(busca en mi MP3 una canción tuya y llora, Ramoncín)

XD tienes toooda la razon

pero ahora me da miedo tener hijos!! con lo bajita q soy, a los 10 años ya me podran pegar en vez de escupir, pero nunca permitire q usen libros como posavasos!!

SSergio dijo...

Adaptando libremente a uno de los sabios de todos los tiempos, aunque dicen que desciende de Abraham, ese descerebrado...

"Sólo hay dos cosas infinitas en este mundo, el universo, y la gilipollez humana, y de lo primero no estoy muy seguro"
Albert Einstein.

¿Qué es de tu vida? me acabo de leer posts tuyos seguidos, como veinte o así, que no había leído, apúntame para los que hacen petición de libro, me gusta tu estilo, quieero un ejemplar firmado en cuanto lo publiques.

Por cierto, hace demasiado tiempo que no nos vemos en el suelo, DEMASIADO, habrá que poner fin a eso...

Que tengas un buen día

SSergio.

Anónimo dijo...

tranquilo, en Francia hay más, en Alemania, todavía más, no te digo ya en Estados Unidos, es la raza humana, no los españoles, y por cierto, los músicos que ascienden no es porque lo merezcan, sino por el mal gusto de las masas. Quien escribe es un perfecto gilipollas, o sea yo.

Anónimo dijo...

Así a sido, es y será. Recomiendo desistir en tu crítica: cae en el vacio como todo lo referente a sentido común y decencia.
Las razones: televisión basura y un deplorable sistema educativo, y quiza la falta de cultura general y la pasión por la fiesta y el cotilleo, etc etc...

Anónimo dijo...

Así ha sido, es y será. Recomiendo desistir en tu crítica: cae en el vacio como todo lo referente a sentido común y decencia.
Las razones: televisión basura y un deplorable sistema educativo, y quizá la falta de cultura básica, la pasión por la fiesta y el cotilleo, etc etc...