miércoles, 17 de junio de 2009

Guía práctica del cercanías de Madrid

Ahora todo tiene sentido.

Inocente de mí. Seis meses blasfemando y resulta que no, que el tonto era yo. Que pensaba que el cercanías de Madrid estaba diseñado para que la gente en vez de montarse en el tren, se tirase a las vías. Y va a ser que todo era un problema de concepto y de perspectiva. Menos mal que tengo el blog para subsanar públicamente mi injusticia con este medio de transporte. Hoy, una guía para usar el cercanías de Madrid, aunque como se verá a continuación, tampoco es que haga falta.
Atentos, que la cosa es fácil.

El cercanías tiene ocho líneas diferentes, perfectamente identificadas por un código alfanumérico y colores. Dichas líneas son la C-2, C-3, C-4, C-5, C-7, C-8, C-9 y C-10. Si eres un tío simple como yo, puede que te preguntes a qué viene ponerle la C delante a todas, que no hace más que despistar y hacerte pensar que hay líneas que NO empiezan por C. Como ya digo, eres un tío simple. La comunidad de madrid, previsoramente, les ha añadido una letra para cuando se les acaben los números, que como nadie los ha contado todos, no sabemos hasta donde llegan. También es posible que te preguntes dónde están la C-1 y la C-6. No pasa nada, aquí estoy yo para aclarártelo: te haces demasiadas preguntas. Vive la vida y no te comas el tarro, que para eso elegimos a los políticos.
El caso es que, como decía, hay ocho líneas, cada una con su color. O casi, porque la dos y la ocho comparten el suyo, se ve que no quedaban más. Cada línea, en contra de lo que cabría esperar, no tiene un principio y un final, sino que puede tener un principio y dos finales, o dos principios y un final, depende de la dirección, la marea en Cádiz y la fase de la luna. Esto también mosquea un poco al principio, porque lo mismo acabas en El escorial que en Cercedilla y te obligan a pagar un billete extra por cambio de zona, pero te acabas haciendo a la idea. También es importante saber que más de la mitad de las líneas comparten un tramo de cuatro paradas y que todas (menos la 9, perdón, C-9) pasan por Atocha, así que puedes ir en la línea equivocada y no darte cuenta hasta que te estén llevando a Guadalajara. Esto parece un handicap, pero es que si no la gente en el tren se amodorra, se pasa su parada y no llega al curro. Así está mucho mejor, porque del acojono que llevas encima sabes siempre en qué parada estás y nunca te la saltas (aunque la siguiente no esté tan clara). De hecho, yo he visto gente en el tren con los ojos como platos a las 8 de la mañana, tensos y con las orejas en punta como los perros de caza, atentos al altavoz que dice la siguiente parada o al letrerito informativo del vagón. Tanto el altavoz como el letrero funcionan por el mismo sistema que los destinos/salidas de los trenes, léase: fases de la luna, mareas y dirección (del viento, no del tren). Gallardón y sus predecesores pensaron en todo, como se nota que el que vale, vale.

Pero esto es una vez que estás montado en el tren. Puede que pienses que con saberte las líneas vale, ya que cada andén tiene su línea y está perfectamente señalizado.
Vamos a ver, animalico, ¿no te has enterado de que Madrid aspira a ser sede de los Juegos Olímpicos? ¿Dónde está el espíritu olímpico, la dificultad y el afán de superación del ciudadano si cuenta con andenes señalizados? Las estaciones numeran los andenes de 1 a N, donde N es un número aleatorio mayor que el doble de las líneas que pasan por dicha estación, y sin que haya ninguna correlación con dicho número y el número de linea (perdón, código alfanumérico) que pasa por allí. De hecho, por cada anden pasan de 1 a M trenes, no necesariamente relacionados, y siendo posible (y común) que el mismo tren pase por distintos andenes. Para relacionar andenes con líneas hay carteles indicativos en lugares aleatorios dependiendo de la estación: fuera, en las validadoras, a la entrada de los pasillos que llevan a los andenes... lo malo es que te pases uno, te creas que lo podrás consultar más tarde, y cuando empiecen los andenes descubras que estaban fuera y que ya no hay marcha atrás. Como veis, también potencian nuestra capacidad de atención y retención. Ya queda poco.

Una vez con los andenes por los que podría (o no) venir tu tren, queda un último paso. Dado que si le faltan más de 3 minutos para llegar, los luminosos no informan (a ver para qué va a hacer falta saber todo con tanta antelación), es importante encontrar un punto de observación donde tengamos línea visual directa con todos los lugares por los que podría aparecer nuestro tren. A partir de aquí, no hay más que esperar, y cuando veamos que viene uno, identificar si es el nuestro en el segundo que se ve la dirección cuando se acerca (la llevan inscrita en un luminoso en la parte de adelante, en un alarde de generosidad) salir corriendo y adelantar, esquivar, saltar o aplastar a quien nos encontremos en nuestro camino, y montarnos.
Fácil fácil, y emocionante. ¿Qué más podrías pedirle a un transporte público?



PD: otro día hablaremos de los precios, y de los posibles problemas que se pueden tener en el transporte público madrileño, como le pasa a mi recién descubierta blogger Mariu Sama en su periplo contra el Metro, al que me gustaría aportar mi granito de arena. Esto pasa porque la gente sola está indefensa, pero si miles usuarios cabreados empezásemos a montar bulla y a hacer publicidad negativa ante estos abusos, seguro que la cosa cambiaba.

Impresionante ritmo de actualización que lleva, por cierto, y manteniendo la calidad. ¡De mayor quiero ser como ella!

9 comentarios:

Mariu Sama dijo...

Eh... vengo de mi blog vía click en tu nick... Cuando he terminado de reir (madre mía, y todo el mundo mirándome en la oficina!) y he leído el párrafo sobre mi blog... Jou, qué detallazo. Muchas asias ^^ Lamento que el primer post que hay ahora sea tan chocante... ._. Pero voy a seguir poniendo cosas chulas, de veras! esto es solo una fase! No dejes de leerme! *de rodillas cogida de tu pernera, con la lagrimilla cayendo* ^^U

Ruth dijo...

pero bueno a dnd me voy a ir a vivir?? ay insensata de mi, q pensaba q iba a ser facil... q confiaba en q con q me despertaras en el metro ya era suficiente... jajjaa, imposible! dos finales? q fuerte!!

sigo preguntandome dnd esta la C1 y la C6

vamos a ver Carlos, para que quieres saber las cosas con mas de 3 minutos? para q serviria esa informacion?? tanto afan por saber no es bueno. te recomiendo q cambies tu actitud.

genial, como siempre ^^

en el 15, no, en el 35, no, en el 15, no, en el 35...

muaaa

Asbeel dijo...

Graciaaaaaaas ^^ No sabes dónde te metes, Ruth. Menos mal que voy a estar cerca, lo que no sé es si para evitar que acabes en Guadalajara, o para que llegues acompañada xD

En el 13!!!!!!!!!!

Ender Wiggins dijo...

impresionante. Un día que me anime hablaré de la disciplina "salto involuntario de viejecitas sentadas en el metro ligero porque el muy capullo del conductor ha querido hacer un trompo". Es un deporte sacrificado (sobre todo cuando intentas decir el nombre seguido y sin respirar) pero bien sabe el MEV que hay oportunidades sobradas de practicarlo utilizando ese medio de transporte llamado metro ligero,... que no lo llamaron "metro rápido" por algo

P.D: ¡Qué vergüenza! ¡que tenga que conocer este blog por un comentario tuyo en el blog de Mariu y digas que vienes por mí, si es que... ¡no hay respeto! ¡A la próxima quiero ver un comentario tuyo en "sinergia" o en "yo soy keyser soze" :-DDDDD

Ender Wiggins dijo...

por cierto, que lo de los dos finales y tal tiene nombres, para liarlo más: por ejemplo, C-7 se divide en C-7a y...euh...supongo que C-7b

Asbeel dijo...

Tanto el cercanías como el metro son aptos para organizar su propia mini-olimpiada de deportes absurdos. Lo que no sé es cuantos, como el "salto involuntario de viejecitas sentadas en el metro ligero porque el muy capullo del conductor ha querido hacer un trompo" (agggggggggggh, me ahogo) acabarína clasificados como deportes de riesgo.

olatz dijo...

Carlos, esta entrada es...magnifica! me encanta, se l he pasao a i compañerae piso porqu me preguntaba que de que me rio tanto
xDD
Saludossss


te preguntaras por q no escribo desde lo de mi blog y asi estrenarlo, es que se me ha olvidao la contraseña que le puse :S

ipecan dijo...

Si en Madrid no disfrutáramos de ese transporte público, ¿cómo diablos ibamos a tener esa corazonada?.... Si es que el COI no se entera: que en Madrid estamos todos preparados para sortear obstáculos, correr los 100 metros lisos, entrar en el tren cuando se cierran las puertas y además sentarse,jejeje.

saludos.

ruth dijo...

De nuevo gracias por este post. útil guía para mi!!

besitos ^^